Cada laboratorio establece las pruebas que realiza, puede depender del país, la región o ciudad donde se encuentre, además se debe tomar en cuenta la política de salud.

Los exámenes que puedes encontrar en un laboratorio son los siguientes:

QUÍMICA SANGUÍNEA: Para el estudio del metabolismo (carbohidratos, proteínas, lípidos, agua y electrólitos y equilibrio ácido-básico; enzimas séricas, productos intermedios o finales del metabolismo, oligoelementos, hormonas y niveles de medicamentos en sangre).

HEMATOLOGÍA:
Exámenes básicos o habituales (hemoglobina, hematócrito, recuento de células sanguíneas, constantes corpusculares, velocidad de sedimentación globular).

INMUNOLOGÍA:
Para el estudio de la autoinmunidad, las inmunodeficiencias, el tipaje para trasplantes.

EXAMEN QUÍMICO Y CITOLÓGICO: De la orina, del líquido cefalorraquídeo, del líquido amniótico o sinovial, del seminal, de la saliva y de exudados y trasudados.

MICROBIOLOGÍA:
Examen parasitológico de heces, examen directo de esputo para la búsqueda de BAAR (Programa de control de la Tuberculosis) y exámenes citológicos.


BIOLOGÍA MOLECULAR: Se emplea sondas de ADN para el estudio de enfermedades infecciosas, neoplásicas y de origen genético, así como para sustituir los métodos de estudio del sistema inmunológico.